Endivias gratinadas con jamón y bechamel

La endivia, que no envidia -eso es otra cosa, bastante más amarga-, es una de esas hortalizas que uno no suele saber muy bien cómo cocinar. Podemos verla en ensaladas y en algún otro plato, pero digamos que no goza de la fama del calabacín, por ejemplo. Yo misma, confieso, no las había probado hasta hace unos pocos años atrás cuando la madre belga de un amigo, de quien tomo la receta, me invitó a comer este plato de endivias gratinadas o, como ellos lo conocen, chicons au gratin.

Resultó ser una de esas comidas reconfortantes ideales para estos meses. El sabor amargo de la endivia queda suavizado con el jamón, la bechamel y ese maravilloso gratinado final. Si lo quisieras rebajar aún más porque ni siquiera en pequeñas dosis es lo tuyo, puedes hacerlo eliminando la parte central del corazón de la endivia. Hazlo usando una puntilla y con cuidado de no retirarlo del todo, o las hojas se separarán y no llegarás al final de la receta. Si, al contrario, te pirra el sabor de las endivias, puedes intensificar el plato elaborando la bechamel con 350 ml de leche y 150 ml del líquido de cocción de las mismas, en vez de prepararla en su totalidad con leche.

Sea como sea que adaptes la receta a tus gustos, lo que sí es obligatorio es utilizar productos de calidad. No la estropees con un jamón de dudosa procedencia o uno de esos mix de quesos de colorinchis para fundir. No. Busca un buen jamón cocido y un buen queso emmental. Y si además preparas la bechamel con leche fresca, será la crème de la crème.

Dificultad

Más fácil que distinguir ‘endivia’ y ‘envidia’.

Ingredientes

Para 2 personas

Preparación

  1. Calentar el horno a 180ºC. Retirar las hojas externas de las endivias y cortar la parte más dura del tronco. Si se quiere, retirar la parte central del corazón de la endivia para eliminar amargor.

  2. Colocar las endivias en una olla -todas deben estar en contacto con el fondo- con un par de dedos de agua, la mantequilla, una cucharadita de sal y pimienta.

  3. Cocer a fuego suave con la olla tapada durante unos 15 o 20 minutos. Las endivias deben quedar tiernas.

  4. Cuando las endivias estén cocidas, ponerlas en un colador para que se escurran bien. Para eliminar todo su agua, presionar suavemente con las manos con cuidado de no romperlas.

  5. Mientras, preparar la bechamel fundiendo la mantequilla a fuego suave en una cacerola. Añadir la harina poco a poco sin dejar de remover.

  6. Una vez se haya formado una pasta de color beige, incorporar la leche en tandas y remover hasta que haya espesado.

  7. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada. Envolver cada endivia en una loncha de jamón cocido y colocar en una fuente alta apta para horno.

  8. Verter la bechamel por encima y terminar con queso emmental rallado.

  9. Hornear durante 20 min a 180ºC. Durante los últimos minutos encender el grill para que se dore.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a [email protected]