Cuatro postres fáciles con cítricos

Es temporada de cítricos, y nuestro frutero revive gracias a los colores y aromas de naranjas, limones, mandarinas, pomelos o limas. Además de comerlos tal cual y usar su zumo en diferentes preparaciones, también podemos usarlos para preparar deliciosos postres sencillos y con pocos ingredientes, pero con un resultado estupendo. Hoy proponemos una tarta de lima y coco con base de galleta, un helado de plátano y pomelo, flanes de queso y limón y una crema de naranja que puede servirnos tanto para unas tostadas mañaneras como para rellenar o cubrir un pastel.

‘PIE’ DE LIMA Y COCO

Una versión simplificada del ‘pie’ -o ‘pay’- peruano que cambia el limón por lima y la masa quebrada por una base de galleta, mantequilla y coco rallado. Tal cual está muy buena, pero si se acompaña con una bola de sorbete cítrico -de limón, de lima, mandarina o incluso pomelo- todavía mejora más.

Ingredientes

Para la base

  • 8 galletas tipo Digestive

  • 2 cucharadas de coco rallado

  • 5 cucharadas de mantequilla fundida

Para el relleno

  • 3 yemas de huevo medianas

  • 1 bote de leche condensada de los pequeños (400-450 gramos)

  • La ralladura y el zumo de 4 limas

Merengue

Preparación

  1. Triturar las galletas con un robot de cocina o dentro de una bolsa con un rodillo. Mezclar bien las migas con la mantequilla y el coco rallado hasta conseguir una masa. Repartirla en un molde de cristal tipo quiche y hornear durante 10 minutos a 180ºC.
  2. Mientras, preparar el relleno mezclando las yemas de huevo con la leche condensada y el zumo y la ralladura de las limas, con cuidado de no llevarse la parte blanca porque amarga.
  3. Mezclar con unas varillas, volcar sobre la base cocinada y devolver al horno 15 minutos más, bajando la temperatura a 160ºC.
  4. Montar las claras a punto de nieve añadiendo el azúcar en dos veces, la primera a la mitad del proceso de montado y la segunda un poco después. Disponerlas encima del relleno de limón -con lengua o boquilla, si tienes arte- y devolver al horno a la misma temperatura unos 10 minutos más, hasta que el merengue esté dorado. Servir a temperatura ambiente.

CREMA DE NARANJA (ORANGE CURD)

Más que un postre en sí, es un ingrediente perfecto para enriquecer muchos de los que preparemos, y también desayunos y meriendas. Puede usarse para rellenar unas crepes o cubrir un bizcocho, encima de unas tostadas con mantequilla o como salsa para un postre con helado, una mousse de chocolate oscuro o una tarta de queso.

Ingredientes

Para unos 400 g

  • 200 ml de zumo de naranja natural

  • La ralladura de la piel de 2 naranjas (solo la parte naranja, lo blanco amarga)

  • 160 g de azúcar

  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente, cortada en unos 8 trozos

  • 3 huevos medianos

Preparación

  1. En un bol grande, batir bien los huevos con el azúcar hasta que espumen. Añadir el zumo de naranja y seguir batiendo hasta que esté bien integrado.

  2. Llevar el bol al baño María -poniendo debajo un cazo con agua hirviendo a fuego mínimo para que la crema no cuaje- y remover constantemente hasta que tenga una consistencia cremosa y lista (espesará más cuando se enfríe).

  3. Cuando tenga la consistencia deseada, sacar el bol del fuego y añadir inmediatamente la mantequilla. Remover bien hasta que quede completamente incorporada, añadir entonces la ralladura de naranja e integrarla también. Conservar en la nevera, en un tarro bien cerrado.

Helado rápido de pomelo, plátano y menta

Los helados con base de plátano son una preparación sencillísima que nos permite tener un postre cremoso y con base de fruta en cuestión de minutos. La ralladura de pomelo y la menta le dan un delicioso toque cítrico y refrescante, y el yogur le da un extra de cremosidad.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 4 plátanos maduros

  • Un yogur cremoso sin endulzar

  • Una cucharada rasa de ralladura de la piel del pomelo (evitando la parte blanca)

  • 100 ml de zumo de pomelo

  • 4 gajos de pomelo pelados a lo vivo

  • Una cucharada de chocolate rallado para decorar (sobre el 70% de cacao)

  • 8 hojas de menta (y algunas más pequeñas para decorar)

Preparación

  1. Pelar los plátanos, trocearlos y llevarlos al congelador en un táper o una bolsa. Dejarlos al menos seis horas o de un día para otro.

  2. En una batidora de vaso o un robot potente de cocina, poner el yogur, el zumo y la ralladura de pomelo, las hojas de menta picadas y sin los rabos y los plátanos congelados. Triturar todo hasta conseguir una textura de helado cremoso, repartir en cuatro vasitos, decorar con el gajo de pomelo, el chocolate rallado y unas hojitas tiernas de menta y servir inmediatamente.

FLANES DE QUESO Y LIMÓN

El flan y el queso cremoso se llevan la mar de bien, y la ralladura de limón aporta al conjunto un delicioso aroma. Esta versión cítrica del postre casero más popular nos dará tantas alegrías que vale la pena doblar cantidades y conservar algunos en la nevera: seguro que los comensales querrán repetir.

Ingredientes

Para unos 6 flanes

  • 4 huevos grandes

  • 225 g de queso de untar (tipo Philadelphia) a temperatura ambiente

  • 500 ml de leche entera

  • 100 g de azúcar

  • 1 cucharada generosa de ralladura de piel de limón

  • 6 cucharadas de caramelo líquido para los moldes

Preparación

  1. Encender el horno con calor arriba y abajo y poner una fuente con tres dedos de agua para el baño María.

  2. Poner los huevos y el azúcar en un bol y batirlos con unas varillas (sin meterles demasiado aire para que no hagan espuma). Añadir el queso en crema y remover hasta que esté completamente integrado.

  3. Añadir la leche y la ralladura de limón y mezclar todo bien de nuevo. Poner una cucharada de azúcar en el fondo de cada molde y rellenarlos con la mezcla del flan. Si se quiere, deshacer las burbujas que quedan en la superficie con ayuda de una cucharita.

  4. Poner las flaneras en la fuente con agua caliente y hornear durante 45 minutos. Pasado este tiempo, comprobar si el flan está listo pinchando uno con un palillo: si sale limpio, lo está. Si no, darle unos minutos más de horno y repetir el proceso.

  5. Sacar los flanes, dejarlos atemperar y cuando lo estén, pasar a la nevera durante un par de horas. Servir tal cual o con un poco de nata.