Del Seguro Popular al INSABI o de Frenk a Ferrer

La distancia entre el Seguro Popular y el Insabi es la misma que existe entre la formación de sus creadores. Julio Frenk Mora, quien creó el Seguro Popular, es hijo de un notable médico endocrinólogo, Silvestre Frenk. Julio es médico cirujano egresado de la UNAM, con una maestría en la Universidad de Michigan. Fue maestro de de la Escuela de Salud Pública, del Colegio de México y de la propia UNAM. Ha publicado una treintena de libros, además de decenas de artículos en revistas especializadas. Mucho antes de ser el secretario de salud con Vicente Fox, en 1988 fue designado Director Ejecutivo de Investigación e Información para las Políticas de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Ginebra, Suiza. En dos ocasiones ha sido propuesto como director general de la OMS. Además de diseñar el Seguro Popular durante su periodo en la secretaría de Salud (2000-2006) creó la Cofepris, la primera agencia regulatoria de salud en el país, misma que hoy vive en un profundo marasmo.

Cuando dejó la secretaría de Salud se convirtió en consejero de la Fundación Bill y Melania Gates y dirigió el Instituto Carso de Salud. Desde 2009 es el decano de la Escuela de Salud Pública Y.H. Chan de la Universidad de Harvard y desde abril de 2015, fue designado también uno de los seis presidentes, el único hispano, de la Universidad de Miami.

Frenk es una autoridad mundial en salud pública y uno de los mejores secretarios de salud que ha habido en el país.

El Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, esta ocurrencia que ha reemplazado al Seguro Popular que daba atención a 57 millones de mexicanos y que estaba ya financiado para poder operar durante varios años más sin dificultades, lo encabeza un señor que se llama Juan Antonio Ferrer Aguilar, muy respetable por cierto, que es un administrador de empresas que trabajó durante varios años en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como administrador de distintas zonas arqueológicas, incluyendo el INAH de Tabasco. Su relación con el presidente López Obrador viene, además de que son paisanos, de que se conocieron cuando administraba la zona arqueológica de Palenque, donde el Presidente tiene su rancho.

El señor Ferrer, dejó la administración de las zonas arqueológicas para encargarse de desmantelar el sistema de salud más exitoso que ha tenido México para la atención de los más pobres, creado bajo todas las normas y criterios internacionales, y crear un Instituto que se vendió como gratuito pero que cobra, y mucho, por servicios que no funcionan, que no está atendiendo a la gente, que no tiene medicinas, desde las más elementales hasta las de los tratamientos más delicados y sofisticados, como el de los niños con cáncer. Un Instituto lanzado, como casi todo, con prisa, improvisación y falta de sentido de la realidad, que ha dejado en el desamparo a los 57 millones de mexicanos que utilizaban el seguro popular.

Hay que tener mucha ignorancia o desfachatez para decir que con el INSABI la medicina pública se ha vuelto humanitaria y no un producto del mercado como era con el Seguro Popular, mucho más para decir que ahora la atención es gratuita y universal cuando ni siquiera el nuevo esquema está fondeado presupuestalmente y cuando a un año y un mes de gobierno no se terminan de comprar las medicinas suficientes y la Cofepris se ha convertido (lo dicen en el propio equipo de López Obrador) uno de los mayores obstáculos para el crecimiento, para el abasto de medicinas y la introducción de nuevos productos medicinales.

El INSABI no tiene reglas de operación claras ni para los pacientes, ni para los administradores ni mucho menos para los médicos. Hay que insistir en que lo que ocurre en la salud pública es, junto con la seguridad pública y la economía, lo más delicado que debe atender esta administración y que el Presidente se debe hacer cargo personalemente de la crisis en lugar de seguir hablando de ella, con datos que le proporcionan y que no son ciertos, en las mañaneras. Y para tender la crisis debería volver a hacer lo que le permitió al sector salud del país ser una de las áreas que, pese a sus problemas y deficiencias, mejor funcionaba en América latina: debe poner al sector y a los Institutos en manos competentes, formadas en la salud pública, nacional e internacional, con criterios claros de la atención de primer, segundo y tercer nivel, que hoy se han perdido. En otras palabras que la salud pública las lleven los Frenk y no los Ferrer, que sabrán como administrar zonas arqueológicas pero que no han dirigido ni una clínica del sector salud en su vida. Tan sencillo como eso.